martes, 13 de octubre de 2015

Cómo hacer queso de cabra

Para todos los que os encanta lo natural y tenéis pensado vivir una experiencia diferente en Turismo rural Art Rustic os lo ponemos fácil. Además de otras muchas cosas, podréis aprender cómo hacer queso de cabra. Os voy a explicar paso a paso lo sencillo que es.
Lo más complicado tal vez sea conseguir la leche de cabra, pero si podemos obtenerla, con unos sencillos pasos está hecho.

Queso y requesón con leche de cabra
Con unos 3 litros de leche obtendremos un queso de medio kilo aproximadamente. Ahora se puede conseguir por unos 2€/litro, tanto el litro de leche de cabra como el de oveja, podréis elegir la que queráis.
Calentar la leche en una olla y cuando esté caliente pero todavía podamos poner el dedo es que y está a punto para añadir el cuajo o la "herba colera" como se dice en mi tierra (hierba cuajdadera). Remover bien y dejar que cuaje. No tiene que llegar a enfriarse.
El cuajo se consigue en las farmacias, poner las gotas que indique el frasco, pero los que podáis, os recomiendo haceros vuestro cuajo natural. Cuando las alcachofas se pasan en la mata, sacan unos pelitos de color lila que hay que cortar. Cuidadosamente con unas tijeras y una caja de cartón ir a la finca a cortarlos. El cartón va muy bien porque producirá un efecto secante. Dejar allí el tiempo que queráis, una vez bien seco ponerlo en un tarro de cristal, cerrarlo bien, nos aguantará mucho, un año por lo menos. Cuando lo necesitemos simplemente pondremos a remojo con pellizco con un poquito de agua durante unas horas. Pasado el tiempo lo picaremos en el mortero. Ese jugo será nuestro cuajo natural  y trás colarlo lo añadiremos a la leche calentita.

El cuajo sirve tanto para hacer queso como cuajadas
Una vez se nos haya cuajado, con las dos manos es cuestión de ir haciendo una bola poco a poco, dentro de la olla recogiendo el máximo de queso que podamos, es complicadillo, todo tiene su técnica pero lo conseguiréis. Una vez tengamos la bola, pasarla a la quesera. Darle unos pellizcos, esto nos ayudará a eliminar el suero, e ir apretando el queso poco a poco dandole forma.

Ir apretando y girando todo el rato. Si se nos enfría, introducir el queso en el suero que tenemos en la olla ya que para trabajarlo ha de estar calentido.
Al cabo de un rato habremos conseguido nuestro queso.



Salarlo por un lado, hay que poner abundante sal y dejar reposar toda la noche sobre la quesera. A la mañana siguiente darle la vuelta y salarlo por el otro lado. Al rato ya podremos comerlo.
Buen provecho!
El suero de la olla debe llevarse a punto de ebullición y colarlo. Lo que nos quede es el requesón, para muchos, mejor que el queso. Se come frío, es exquisito con miel de romero!.
El suero antiguamente en época de escasez alimentaria se aprovechaba como cena. Se ponían trozos de pan en un plato y se le echaba el suero encima, a modo de caldo caliente. Pero no se tiene que abusar de este alimento ya que aunque aporta propiedades nutricionales como las vitaminas B, C, D y E, minerales como el potasio, el calcio o el magnesio y pueden tomarlos las personas que presentan intolerancia a la lactosa, puede producir descomposición.
En la mayoría de casas donde habían grandes rebaños la cantidad de suero que se producía era grande y se optaba por darlo a las gallinas o a los cerdos con pan seco.
Como véis es sencillo hacer un buen queso de cabra natural, pero si necesitáis ayuda o no os atrevéis en casa y sentís la curiosidad de conocer cómo se hace el queso, aquí en Turismo rural Art Rustic podréis hacerlo vosotros mismos, os iremos guiando paso a paso por 35€/grupo. Esta experiencia solo se ofrece a los clientes alojados.
Sacando a pastar las cabras
Y con un poco de suerte podréis incluso ordeñar.


2 comentarios:

lar-ami dijo...

¡¡¡Excelente!!! Por si no tenían suficientes motivaciones para ir a Arts rustic, los clientes tienen ahora la oportunidad de aprender como se hace el queso de cabra. Riquísimo fresco y en aceite.

Art Rustic dijo...

Dejandolo secar y conservado unos meses en aceite, ummmmmm