martes, 1 de noviembre de 2011

Un día de lluvia

¿Es igual un día de lluvia en el campo como en la ciudad?. Nada que ver. En el campo, cuando la mayoría de actividades se realizan al aire libre es un día FESTIVO!.
A menudo veo como los medios de comunicación anuncian la lluvia como una noticia catastrófica. Noticia difícil de entender para los que vivimos en y del campo. Nuestras tierras necesitan agua para que podamos obtener buena cosecha y para consumo. No lo consideramos ninguna catástrofe. También es cierto que a nadie se le ocurriría hacerse una casa en un río o en barranco, porque todos sabemos que aunque esté seco la mayor parte del año, cuando lleva agua.... arrambla con todo lo que pilla.
El día lluvioso, aquí es costumbre acudir a almorzar al bar a eso de las 9.30h. Toca una sardina salada con "all i oli". El almuerzo suele alargarse casi casi hasta hora de comer porque le siguen carajillos y licores. Aquí acuden más los hombres.
La merienda suele ser chocolate con "coc ràpid" o "prims" junto a una buena chimenea, más para niños y mujeres.
Si en algún momento para de llover, hay que ir a buscar caracoles!

Rambleta dels Catinells (Xert)

Casa Rustic Suites
En fin, que me encanta la lluvia y os aseguro que no hay mayor placer que estar en una casa junto a una chimenea, sin hacer nada y oír llover. De vez en cuando hay que parar el reloj y disfrutar del tiempo.
Art Rustic

2 comentarios:

lar-ami dijo...

Habría que decir aquello de "¡Que no pare la lluvia". Con un plan así, da gusto.

Odette Calvo dijo...

O cantar: "Que llueva, que llueva, la Vírgen de la Cueva....". La lluvia siempre fué motivo de alegría en el campo!