jueves, 11 de agosto de 2011

Un mundo de fantasía en mi comarca, el Bajo Maestrazgo

Con una de las figuras del Jardín de Peter










Visitando el Jardi de Peter









Vista de una parte del Jardin de Peter






Ilumininación natural de las casetasJardin de PeterHacía tiempo que no me acercaba a La Tinença de Benifassar y ayer tocó. Aquella zona donde tan pronto estás en Cataluña como en Castellón dependiendo de si atraviesas el río o no.


Un montón de recuerdos vinieron a mi memoria circulando por aquella carreterita estrecha que parece que te lleva al fin del mundo. Las comidas con la pandilla que hacíamos de jóvenes en la Font de Sant Pere (quien lo ha visto y quién lo vé, aquel bar de donde salía una mujer a cobrarte por el uso de las mesas y barbacoa del pic-nic convertido en restaurante moderno hasta con chill out y todo), los baños en el pantano (ahora donde la gente se pasea en barcas de patines y canoas) y el Jardín de Peter, seguía allí!. Paramos. Han pasado muchos años, pero Peter ha continuado con su obra, ufff... la que ha liado, se ha convertido en el gran atractivo turístico de la Tinença!

1 comentario:

larami dijo...

Y que no falte!! La imaginación en estos tiempos es lo que ilusiona.Besitos