jueves, 9 de junio de 2011

Chert / Xert, mi pueblo

Plaza Vieja






Iglesia Vieja




Calle principal del Poble Vell, C/Fredes








Corrían los años 80 cuando una mañana lluviosa, en la que los turistas de playa aprovechan para visitar el interior castellonense, cuando llegó una pareja alemana a nuestro pueblo Chert / Xert.

Casualmente él trabajaba en la TV alemana y cámara en mano se le ocurrió grabar aquello a lo que sus ojos no daban crédito. Se encontraba en un pueblo pequeño de montaña, a apenas 30 minutos de la playa, donde se vendían las casas a 1.000 pesetas con posibilidad de conexión de luz y agua en la puerta.

Por aquel entonces, trás varios días de tormenta, era normal preguntarse sus vecinos los unos a los otros, cuantas casas se habían derrumbado en el casco antiguo. Entre 4 y 7 era lo normal.

A los críos nos encantaba jugar por allí, cada pandilla elegíamos una casa para hacer nuestro "club", las elegíamos de entre las más sólidas, con bonitas vistas desde la terraza... no nos conformabamos con cualquier cosa, habían tantas donde elegir...

Los más mayores habían elegido la antigua casa abadía y tenían allí su "Club Taragaña", los pequeños, nos conformabamos con imaginar que debía ocurrir detrás de aquella puerta que nunca nos dejaban cruzar.

Lo más de lo más era entrar a jugar en la Iglesia Vieja y acceder hasta el campanario, el monumento más emblemático del pueblo, también abandonado, aunque solo entrabamos en contadas ocasiones porque nos daba miedo, tan grande, tan imponente, tanto polvo allí dentro...uff.

Por suerte nunca nadie se hizo daño y eso que por el "poble vell" (pueblo viejo) jugábamos todos los niños y jóvenes, más los que se unían en verano.

Un día llegaron los hippies!. Compraron una casa y se instalaron allí. Supongo que debían vender sus artículos de cuero en los mercadillos de Peñíscola o Ibiza, los dos puntos turísticos más fuertes por aquella época. Todos queríamos entrar en su casa y comprarles una pulsera de las que hacían, nos intrigaba ver como vivían, como se vestían... nos costaba mucho pillarles, siempre andaban de aquí para allá.


¿Qué ocurrió después?. ¿En que se ha convertido el casco antiguo, nuestro "poble vell"?. Os invito a visitarlo. Cuando vengáis por aquí os acompañaré gustosamente a pasear por sus calles.

2 comentarios:

Raul Rentero dijo...

Xert es un pueblo maravilloso, merece una visita detenida, seguramente más larga de la que le pude brindar hace 2 años.
un saludo desde maestrazgomagico.blogspot.com
RAUL

Odette Calvo dijo...

Raúl, agradezco este bonito comentario. Encantada de que te gustase mi pueblo.