sábado, 12 de septiembre de 2009

En plena cosecha de higos


Siempre oí decir que durante la guerra civil en Xert nadie pasó hambre. Nunca faltaron los higos, las higueras crecen aquí con facilidad.
Rara vez las veremos plantadas en el medio de la finca, terreno aprovechado para olivos, almedros o vid. Para su cultivo, suelen aprovecharse las paredes de partición.
Las hay de muchas variedades: las que os presento en la foto son "negres del gallo negre" de excelente calidad, aunque también las hay "blancas", "verdals", "del pampo", "negres", "de coll de dama", o las más corrientes las "sajoles" ..... Tienen un alto contenido en fibra, un alto valor energético, contienen benzaldehyde (agente anti-cancerígeno), sus encimas y flavoides ayudan a la digestión y tienen un muy alto porcentaje de hierro, potasio, calcio, magnesio y fósforo.
Hemos entrado en plena cosecha. Comienza la recolección, el aplanado en cañizos, su puesta al sol a secar y ... a esperar unos días para guardarlas para el invierno. Con almendras, un delicioso manjar.

3 comentarios:

xavier dijo...

i les esbardaes, que prou bones són tambe jeje. Que us vagi de gust

Art Rustic dijo...

o en coc... si les figues son bones de totes les maneres, je, je.

olivent dijo...

Higos,alimento de dioses!!

no hay mejor manjar!