domingo, 28 de septiembre de 2008

¿Dónde están las llaves?


Como dice la canción popular:


¿Dónde están las llaves?
matarile-rile-rile,
¿dónde están las llaves?
matarile-rile-ron Chimpón.


Trás 6 años dedicados a los clientes de turismo rural, esta semana me ocurrió algo asombroso. Vinieron unos señores con sus hijos desde Murcia a pasar tres noches, allí el lunes era festivo. Todo muy bien, les gustó la zona y los niños se lo pasaron en grande, pero, el domingo por la noche pasamos por allí a ver como iba todo y nos encontramos con la sorpresa de que están muy preocupados. Mientras ellos estaban entretenidos en el ordenador, su hijo menor de 2 años, jugaba con las llaves y.... han desaparecido. Casualmente antes de sentarse al ordenador, habían filmado la casa y en la filmación aparecen. Allí está el llavero con la llave del coche y la de su casa. Así que están en la casa Rustic Art pero no dónde ellos las han dejado. Llevan dos horas buscando, empezamos la búsqueda, otra hora más. Finalmente sobre las 10 de la noche nos damos todos por vencidos. Hay que buscar una solución. Con conexión internet en la casa, todo se vuelve más sencillo, enseguida encontramos los servicios que ofrece Seur, empresa de transporte, buscamos otras a ver si hay más posibilidades, pasan los datos de la dirección exácta por e-mail a los padres.... una gran ventaja. Los padres desde Murcia enviarán una copia de la llave del coche que podría recibirse en 24h.

A la mañana siguiente toda la operación se pone en marcha. Efectívamente Seur entrega en 24h. pero sólo en capitales de provincia. No pasa nada, iré a buscarlas, propongo. El cliente comenta debo ir también, será necesaria mi firma. Así que nos dirigimos a Castellón, a la hora que nos dicen, por la tarde sobre las 17.30h allí estamos. Al cabo de dos horas consigue abrir su coche!!!!. Ya pueden regresar a su domicilio.

Llegaron muy tarde pero... a la mañana siguiente en el trabajo nadie les notó nada, allí estaban puntuales como siempre y los niños en el cole.
Como normalmente hacemos trás la partida de un cliente, nos dirigimos a limpiar la casa el martes. Decidimos hacer una limpieza más exhaustiva. Retiramos electrodomésticos para limpiar a fondo por detrás y..... al ir a volver a colocar en su sitio la lavadora, el cajón del detergente se nos abre... intentamos cerrarlo y..... allí estaban las llaves. Si que miramos dentro de la lavadora, pero, en el cajoncito ????, quién lo iba a pensar.

Nuevamente por Seur, envío hacia Murcia las llaves. La tranquilidad de haberlas encontrado, no tiene precio, ni para nosotros ni para ellos.

Esta es la historia con final feliz que para el niño de 2 años sólo fué un juego.

No hay comentarios: