domingo, 3 de agosto de 2008

El turismo rural empieza a tener razón de ser


Cada día más los clientes demandan productos autóctonos. Empiezan a tomar conciencia de la diferencia de precio y calidad al adquirir los productos diréctamente en el campo en orígen sin tener que pagar los cánones a los que nos tiene acostumbrado el mercado pasando por los diferentes intermediarios.
Atrás van quedando los souvenirs de los 60 que demandaban los turistas y más tarde los productos made in China que tanto auge tienen en los puntos turísticos de nuestra geografía. Actualmente nuestros clientes vienen pidiendo el souvenir de la tierra, que en nuestra zona es el aceite de oliva ecológico y las almendras de Xert, las avellanas de Benasal, los quesos y turrones de Catí, el pan de Xert y Els Ibarsos, las pastas típicas de Xert o Sant Mateu, los licores de la Destilería Segarra de Xert, la carne de cordero (que suelen comprarlo a medios por su precio), los lomos embuchados, salchichas, morcillas...., la miel de romero o el pescado en la costa.
Apostamos desde un primer momento por el turismo rural de calidad, y hoy por hoy podemos afirmar que el turismo rural, bien trabajado, sí es el motor del desarrollo rural.

No hay comentarios: