domingo, 2 de mayo de 2010

Romeria Cati - Sant Pere de Castellfort

romeria Cati - Sant Pere de Castellfort
La LlacuaYeguada Catinells

Comida campestre en La Llacua

Desde 1321 se mantiene viva esta tradición en el norte de Castellón. Este año, han acudido más de 200 caballos, miles de personas y por supuesto, el pueblo de Catí en pleno.

Hace unos 30 años, el afán de una gran persona, el Sr. Zacarías por dar a conocer lo mejor de su pueblo, hizo que esta romería, a la que solo acudían sus vecinos y cuatro gatos forasteros, retomase el auge de antaño. Trás ponerse en contacto con el por aquel entonces, corresponsal de las comarcas del norte de Castellón, José Calvo Segarra, mi padre, comenzaron a dar a conocer el evento, con los escasos medios a los que tenían acceso: el periódico Castellón Diario y las emisoras: Radio Benicarló, Radio Nueva de Vinaròs y Radio Ulldecona en Tarragona. Me resulta curioso ver como algunos de los textos escritos por él, todavía siguen usándose en los folletos turísticos del municipio.

Fué precisamente aquí donde conocimos a la familia Cerdá de Benicarló. Como ellos, por problemas de salud no han podido acudir, hemos depositado las flores en La Llacua y en Sant Pere como siempre hacía la Sra. Juanita.

Os dejo unos mini vídeos de la romería 2010 de Catí a Sant Pere de Castellfort pasando por La Llacua http://www.youtube.com/rusticart para que, si queréis, en próximos años, hagáis alguno de los tramos o la romería entera, los más entrenados. Mi consejo, interesaros por conocer las normas de sus gentes, me refiero a detalles como que nunca adelatéis a la cruz, simplemente, por educación.

http://www.casaconjacuzzi.com/

6 comentarios:

Paco Martin dijo...

La recuperación de tradiciones en nuestros pueblos es una manera de mantenernos todos vivos.
Debe ser una gozada asistir a una romería cuyos origenes se remontan hasta al siglo XIV. Sobre todo sabiendo que tu padre colaboró decisivamente a mantenerla.
Felicidades y un abrao para D. José-

Odette - Art Rustic dijo...

Esta rogativa, por suerte nunca llegó a perderse, lo único que necesitó un empujoncito como tantas cosas en la vida. Mi padre aportó un pequeño grano de arena, el mérito fué, sin duda, de las gentes de Catí que la mantuvieron viva.

Alex dijo...

Me alegro mucho por Catí i els catinencs, que son muy buena gente. Una vez más se confirma que no hay que perder las tradiciones para no perder la identidad

Teresa dijo...

Hola! me gustaría saber cuántos kilometros hay en esta romeria.
Gracias y un saludo.

Teresa dijo...

Hola! me gustaría saber cuántos kilometros hay que andar en esta romeria, Gracias

Odette Calvo dijo...

En total son 53km. La realizan en 2 jornadas. Una ida y otra regreso.